jueves, 12 de diciembre de 2013

Sabíamos que traer a Dengueanguap sería genial, pero fue todavía mejor. Antonio y Alberto, Alberto y Antonio, los dengues, los denguedengues, los anguaps, nos enseñaron tantas cosas que nos cuesta hacer un resumen.

Nos ha gustado todo, sus ganas, su esfuerzo, su simpatía, su creatividad, su “todo es posible si te empeñas”, su sinceridad al contarnos sus dificultades y su generosidad al compartirlo, su ingenio al relatar la relación con los clientes y sobre todo su profesionalidad y cercanía.

Vamos, que nos ha gustado desde el hola! hasta el hasta pronto! y todos nos hemos quedado con ganas de repetir.


Gracias gracias gracias