martes, 20 de mayo de 2014

DOIRA BARRIO PARATCHA



Doira nos explica su obra a través de un increíble fragmento de Moby Dyck, por Herman Melville, y dice así:

"Siempre que me encuentro con el ceño fruncido, siempre que mi alma queda envuelta en las brumas otoñales del mal humor, en cuanto empiezo a comprobar que involuntariamente me detengo ante los escaparates de las funerarias, o me agrego a los cortejos fúnebres que siguen a los entierros que se cruzan en mi camino, siempre, digo, que la hipocondría se apodera de mi ánimo y me inspira un irresistible deseo de aplastar el sombrero de los transeúntes que se cruzan conmigo, sé que ha llegado la hora de lanzarme al mar lo antes posible. Éste es el sucedáneo que yo empleo en lugar del tiro de pistola en la sien, o la piedra atada al cuello."